of 17

Abstencionismo y adscripción religiosa: apuntes para una agenda de investigación

3 views
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
En este texto se analiza la relación que pudiera existir entre el abstencionismo electoral y la adscripción religiosa. Para la consecución de este fin se valora, en un inicio, la complejidad del abstencionismo electoral y cómo podría encontrarse en
Transcript
  D.R.© 2011. Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, Centro deEstudios Políticos.  Estudios Políticos  núm. 40 (enero-abril, 2017): 105-121, México, D.F., ISSN: 0185-1616  Abstencionismo electoral y adscripción religiosa en México: apuntes para una agenda de investigación Electoral abstentionism and religious afliation in Mexico: notes for a research agenda Javier Hurtado González*Alberto Arellano Ríos** Resumen En este texto se analiza la relación que pudiera existir entre el abstencionismo electoral y la adscripción religiosa. Para la consecución de este n se valora, en un inicio, la complejidad del abstencionismo electoral y cómo podría encontrarse en la adscripción religiosa un factor que explique este comportamiento político. Ya en la parte medular del texto se hace una valoración macro en el ámbito local o de las entidades federativas entre el catolicismo y el protestantismo. Después, en un estudio micro, se contrasta el abstencionismo electoral de algunos municipios del sur del país con protestantes históricos y los Testigos de Jehová en esas localidades. Palabras clave : México, abstencionismo electoral, adscripción religiosa, comportamiento electoral, iglesias Abstract This paper analyses the relationship that might exist between the electoral abstentionism and the religious afliation. To achieve this purpose it is valued in a home, the complexity of the elec - toral abstentionism and how it may be found in the religious afliation a factor that explains this political behaviour. In the Medullary portion is assesses macro at the subnational level between Catholicism and Protestantism. Then contrasts, in a micro study, electoral abstentionism in municipalities of the South of the country to the historical Protestants with Jehovah’s witnesses. Key words : Mexico, electoral abstentionism, religious afliation, electoral behavior, churches Introducción E l presente ensayo ofrece un acercamiento al fenómeno del abstencio-nismo electoral con la adscripción religiosa. El proceso comicial que se utiliza para valorar dicha relación es la elección de diputados por el Recibido : 10 de febrero, 2016.  Aceptado : 25 de octubre, 2016.   *  Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Guadalajara. Profesor-investigador en la Universidad de Guadalajara. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores, nivel I. Correo electrónico: docjhurtado@hotmail.com   **  Doctor en Ciencias Sociales por el Centro de Investigaciones en Antropología Social ( CIESAS ). Profesor-investigador en El Colegio de Jalisco. Correo electrónico: aarellano@coljal. edu.mx  JAVIER HURTADO GONZÁLEZ • ALBERTO ARELLANO RÍOS 106 Estudios Políticos , novena época, núm. 40 (enero-abril, 2017): 105-121 principio de mayoría relativa; y si la evidencia empírica lo permite, visualizar dicha relación en el mediano plazo (1991-2015). Debido a que la correlación entre religión del elector y abstencionismo aún no es muy clara o evidente, el presente texto intenta aportar correlaciones entre ambas, así como indicios y vetas para futuras investigaciones. Por adscripción religiosa debe entenderse la pertenencia que dice tener una persona a una religión; y comportamiento electoral será el que se emite en las urnas derivado de esas cosmovisiones, buscando encontrar mayor anidad entre éstas y los programas político-partidarios; o bien, simplemente acatando la instrucción que los líderes religiosos transmiten a sus feligreses para hacerlo en favor de determinado partido o candidato. En el presente texto se hace una primera valoración contrastando entidades federativas acerca de la adscripción religiosa entre el catolicismo y el protestantismo. Para después, en algunos municipios del país, analizar la adscripción religio - sa protestante tanto en su vertiente histórica, como en la iglesia pentecostal (Testigos de Jehová).Cabe precisar que los datos electorales utilizados son estadística descrip- tiva de varios procesos electorales, en tanto que la información para valorar la adscripción religiosa y otras variables sociodemográcas corresponde al  Atlas de la Diversidad Religiosa  (De la Torre et al. , 2007). Pese a que la fuente que se utiliza para valorar la adscripción religiosa es de varios años atrás, se parte del supuesto de que una adscripción religiosa es estable en el tiempo. De modo que puede ser delimitado el objeto de este texto, por lo que es necesario elaborar algunas consideraciones teórico-conceptuales acerca del abstencionismo electoral para comprenderlo tanto como un fenómeno, pero también como problema político-social. El abstencionismo: la sombra en los estudios electorales Bruno Lutz y Alejandro Espinoza (2005) señalaron que el abstencionismo electoral es un reto y problema para los regímenes democráticos. Si bien el abstencionismo se calcula básicamente a partir de la diferencia entre el número de electores inscritos en la lista nominal y la cantidad efectiva de votantes (Lutz y Espinoza, 2005: 61), dicha relación es el punto de partida para comenzar a comprender la dimensión del problema. Resulta difícil abordar el abstencionismo cuando desde la perspectiva democrática se presenta una connotación negativa al estudiar la no participación. Empero, si se profundiza más, es posible observar que no votar puede ser un com - portamiento razonado derivado de una posición política (López, 2013: 58).   ABSTENCIONISMO ELECTORAL Y ADSCRIPCIÓN RELIGIOSA EN MÉXICO 107 Estudios Políticos , novena época, núm. 40 (enero-abril, 2017): 105-121 En esta tesitura, el abstencionismo puede entenderse como un ejercicio con implicaciones políticas más extensas. Por ejemplo, el movimiento por el voto nulo en México en 2009 (Alonso, 2010).Es preciso iniciar esta reexión con la distinción entre elector y votante. Es decir, mientras el primero se circunscribe sólo a cumplir con requisitos legales, el segundo puede o no ejercer el derecho que la ley le otorga. Desde luego, la forma en cómo se ejerza va de la mano. De aquí se desprenden grados, intensidades o magnitudes que permiten observar el abstencio - nismo como un comportamiento político complejo, profundo y de múltiples aristas. La cuestión es que el abstencionismo se está haciendo cada vez más evidente, y como dice Lutz (2005), aún son pocas las investigaciones académicas en México. Una búsqueda dio como resultado los siguientes trabajos académicos: Sánchez, 2013; Zavala, 2010; Alonso, 2010; Lutz, 2005; Lutz y Espinoza, 2005; García, 2004; Peña, 2003. Básicamente, los anteriores son estudios de caso, reexiones teóricas, estudios cuantitativos e investigaciones de movimientos sociales. 1 En tanto, Lutz (2005: 794) señala que el abstencionismo en las investigacio - nes internacionales ha sido abordado desde tres ejes teórico-metodológicos:  a ) En trabajos que se enfocan a la previsión de las conductas electorales, particularmente en las encuestas de opinión. b ) En estudios electorales comparativos que analizan el abstencionismo electoral a partir de criterios históricos, territoriales y tipo de comicios.  c  ) En estudios correctivos que pretenden aportar soluciones al fenómeno de la no-participación electoral: un fenómeno considerado como un problema para la sobrevivencia de los regímenes democráticos. Como se puede observar, existe una veta amplia y rica para indagar sobre este problema y llegar a explicaciones más sólidas. De los estudios encon- trados en México, hay dos que se deben mencionar y que sientan una base sólida del cómo entender este fenómeno y sus diferentes aristas. Uno es el de Iván Zavala (2010), que hace un estudio cuantitativo del abstencionismo como mecanismo de protesta y posicionamiento político. Toma como base las estadísticas electorales de 2003 y las cruza con la Encuesta Mundial de Valores 2005. Lo interesante de su estudio es que considera cuatro variables: el desinterés por la política, la profesión de una religión protestante, no dar importancia a Dios y preferir la responsabilidad gubernamental a la individual. En cuanto a la profesión de la religión, y para 1  No se consideran diagnósticos, estudios institucionales y/o ponencias en congresos.  JAVIER HURTADO GONZÁLEZ • ALBERTO ARELLANO RÍOS 108 Estudios Políticos , novena época, núm. 40 (enero-abril, 2017): 105-121 resaltar el contenido de este documento, encontró que la religión inuía en abstenerse de votar al contrastar los católicos con los protestantes, en los que encontró mayores niveles de desconanza. Después está el trabajo, ya citado, de Bruno Lutz (2005). En su texto, además de realizar una revisión teórica, analiza el abstencionismo y la votación nula para llegar a construir una tipología acerca de los tipos de abstencionistas que podría haber. En primer lugar, menciona que hay un núcleo duro de abstencionistas que son el sector de la población que no participa y tiene una concepción negativa de la política. Luego están los abstencionistas ocasionales, quienes asumen el costo-benecio de ir o no a votar. Finalmente, se encuentran los abstencionistas técnicos u ocasionales que no votan por carecer de credencial o estar fuera de su distrito, etcétera. De este modo, se pueden identicar varios tipos de abstencionismo que se suman al abstencionista por convicción (Lutz, 2005: 817).En suma, el abstencionismo se identica con el no acudir a las urnas. Pero qué pasa con los ciudadanos que acuden a votar absteniéndose de hacerlo por algún partido y lo hacen por un candidato no registrado, emiten su voto en blanco, 2  o anulan el sufragio. 3  Este tipo de abstencionismo que es imper- ceptible exige un análisis o interpretación más minuciosa a n de encontrar una relación entre adscripción religiosa y abstencionismo. Sobre todo si se tiene en cuenta que el voto en blanco encuentra su factor de explicación en un 28% de los abstencionistas que aseguran que su religión no les permite votar. Acuden a cumplir con un compromiso cívico, o simplemente para evitar una supuesta sanción o represalia, pero en secreto, dejan su voto en blanco o bien lo anulan. 4  Así, la variabilidad de la tasa de abstencionismo de un distrito electoral a otro debe explicarse también, dice Lutz, por situaciones tópicas (2006: 819). Como se observa, son más inquietudes e interrogantes en torno al abstencionismo y esta nota de investigación desea contribuir a ese debate, no sin antes dar cuenta de la geopolítica religiosa.   2  Los votos emitidos para candidatos no registrados son proporcionalmente menores que los votos nulos. El voto blanco es una modalidad alternativa de protesta de un sector de la población en contra de los partidos políticos, pero rearmando su respeto por los instituciones.   3  El voto nulo es cualquier voto emitido en forma distinta a la señalada: “por la marca que haga el elector en un solo cuadro en el que se contenga el emblema de un partido político, el de una coalición o el de los emblemas de los partidos coaligados”. El voto nulo es aquel expresado por un elector en una boleta que deposito en la urna, pero que no marcó un solo cuadro en el que se contenga el emblema de un partido político, el de una coalición o el de los emblemas de los partidos coaligados. 4  No es casualidad que los conictos electorales en México se concentren en los munici - pios indígenas de Chiapas, Guerrero y Oaxaca. En la organización e instrumentación de las elecciones, los factores sociodemográcos y etnoculturales incrementan la probabilidad de conictos, sobre todo cuando las iglesias protestantes como los Testigos de Jehová o cultos católicos autóctonos se rehúsan a servir como funcionarios de casilla.   ABSTENCIONISMO ELECTORAL Y ADSCRIPCIÓN RELIGIOSA EN MÉXICO 109 Estudios Políticos , novena época, núm. 40 (enero-abril, 2017): 105-121 Una geopolítica religiosa en México México es un país que ha sufrido cambios religiosos desde 1950. El país cuenta con diversidad de expresiones del cristianismo; por ejemplo, en la actualidad, el catolicismo es la religión mayoritaria, pero ya no es hegemó -nica como antaño. El cambio religioso indica que el catolicismo ha perdido adeptos, mientras que el protestantismo y las personas que dicen no tener religión han aumentado. Así, en el año 2000, el 87.9% de los mexicanos se declaró católico, el 7.27% protestante, mientras que el 3.5% dijo no tener religión. En tanto, la distribución de las preferencias no católicas en México corresponde a un 12.1%; el 29.3% no tiene religión; el 23.2% es “otra evan - gélica”; el 13.5%, pentecostales y neo-pentecostales; el 10.4%, Testigos de Jehová; 7.2% no especicó; 5.9%, protestantes históricos; 4.8%, adventistas; 2.6%, otras religiones; 2%, mormones; 0.7%, judaica; y 0.4%, de la Luz del Mundo (De la Torre et al  ., 2007). 5 Sin embargo, el fenómeno del cambio religioso no es homogéneo, sino que tiene expresiones regionales. De manera breve, y retomando lo que de la Torre, Gutiérrez y Odgers señalan (s/f), en el país existen tres grandes regio - nes religiosas a partir del porcentaje de católicos en las entidades federativas; dichas regiones son: la frontera sur, la frontera norte y el centro del país.Por lo que se reere a la región sur-sureste de México, el protestantismo de tipo pentecostal ha logrado conquistas importantes de población en los estados de Chiapas, Yucatán, Campeche y Quintana Roo, evitando con ello que la población católica tenga los porcentajes que hasta la década los cincuenta llegó a alcanzar. En estos espacios se concentran grandes porcentajes de población indígena, donde las misiones católicas fueron más escasas que en el resto del país; pero además, en estos territorios, los evangélicos alcanzan casi una tercera parte (30%) de la población (De la Torre et al  ., 2007). La segunda tendencia del cambio religioso se presenta, aunque en menor proporción, en la frontera norte. En los estados de Baja California y Chihuahua 5  Cabe decir que las iglesias protestantes históricas son las religiones herederas de la Reforma protestante del siglo XVI . Principalmente de Lutero y Calvino. Se proclaman en contra de la autoridad papal y proclaman la autoridad suprema de la vida religiosa, su libre interpre - tación, así como el sacerdocio universal y la salvación por la fe. Son iglesias protestantes las siguientes: Luterana, Calvinista, Bautista, Metodista, Presbiteriana, Congregacional, Anglicana y Episcopaliana. Las bíblicas no-evangélicas son llamadas así porque además de estos textos se han añadido otros libros sagrados. Las tres iglesias nacieron en Estados Unidos a nales del siglo XIX  y son las Adventistas, Mormones y los Testigos de Jehová. Son consideradas como parte de un proceso de renacimiento norteamericano, anuncian el n del tiempo, el regreso de Jesucristo y la restauración de la iglesia primitiva (De la Torre y Zúñiga, 2007).
Related Search
Advertisements
Related Docs
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks