of 12

APORTES PARA EL DEBATE CRÍTICO: LA MERCANTILIZACIÓN DE LA NATURALEZA Y LA CONTAMINACIÓN

23 views
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
El artículo contribuye al debate crítico sobre la problemática ambiental a partir de recuperar los aportes teóricos de Karl Polanyi sobre la economía de mercado y las mercancías ficticias. Luego discute el abordaje que realiza la economía ambiental
Tags
Transcript
  DDEELLOOSS RReevviissttaa DDeessaar r r r oolllloo LLooccaall SSoosstteenniibbllee  DDEELLOOSS DDeessaarrrroolllloo LLooccaall SSoosstteenniibbllee  Grupo Eumed.net / Universidad de Málaga y Red Académica Iberoamericana Local Global Indexada en IN-Recs; LATINDEX; DICE; QNECA; ISOC; RePEc y DIALNET Vol 6. Nº 18 Octubre 2013 www.eumed.net/rev/delos/18   1 de 12 APORTES PARA EL DEBATE CRÍTICO: LA MERCANTILIZACIÓN DE LA NATURALEZA Y LA CONTAMINACIÓN. Verónica L. Cáceres 1   Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. Instituto del Conurbano de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS). Argentina. vcaceres@ungs.edu.ar RESUMEN El artículo contribuye al debate crítico sobre la problemática ambiental a partir de recuperar los aportes teóricos de Karl Polanyi sobre la economía de mercado y   las   mercancías ficticias. Luego discute el abordaje que realiza la economía ambiental que representa parte de la tradición económica neoclásica y neokeynesiana. Para finalizar sostiene que la problemática no puede quedar circunscripta a la mercantilización de la naturaleza, de su capacidad de disolución y de la contaminación sino que requiere repensar los modelos de producción y los patrones de consumo. Palabras claves:  Karl Polanyi- Naturaleza - Contaminación- Economía ambiental ABSTRACT The paper contributes to a critical debate on environmental issues recover from Karl Polanyi's theoretical contributions on the market economy and fictitious commodities. Then it discusses the approach that makes the environmental economics that represent part of the neo-keynesian and neoclassical economic tradition. Finally sustain that the problem cannot be circumscribed to the commodification of nature, its ability to dissolve and pollution, but requires rethinking the patterns of production and consumption patterns. Key Words:  Karl Polanyi - Nature- Contamination - Environmental economics 1  Profesora Universitaria en Economía egresada de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS), Magíster en Ciencias Sociales por la UNGS y del Instituto del Desarrollo Económico Social (IDES). Doctoranda en Ciencias Sociales de la UNGS-IDES.  DDEELLOOSS Revista Desarrollo Local Sostenible 2 de 12 1. INTRODUCCIÓN La última crisis mundial del sistema económico capitalista que afecta a las principales economías del mundo desarrollado desde 2008, y aún no ha sido superada, se entrelaza con una crisis ecológica que afecta a enormes sectores de la población mundial. La misma se evidencia, por un lado en el fuerte aumento de los precios que experimentaron los alimentos y el petróleo, en las secuelas del cambio climático y en el creciente consumo y deterioro de los denominados bienes naturales. La crisis renovó el interés en distintos ámbitos por el pensamiento de Karl Polanyi. En su obra “La gran transformación” , escrita en el marco de la depresión económica de los años ´30 del Siglo XX, caracteriza la transformación de la civilización europea que se desplegó desde la época preindustrial hasta la era de la industrialización. El autor sostiene que la primera guerra mundial y el “colapso económico”, que acaeció luego de un largo período de “paz y prosperidad”, fue el resultado del intento de organiz ar la economía mundial a partir del liberalismo de mercado. La economía, al establecerse mediante la lógica del mercado, tomó distancia del resto de las instituciones sociales y sometió a la sociedad entera a sus leyes. La ficción del “mercado autorregulado”, como aquel que organiza sin interferencias la vida económica, demandó la conversión de los seres humanos y de la misma naturaleza en una simple mercancía. Desde la mirada de Polanyi dichas mercancías son “ficticias”, ya que no han sido producidas para el intercambio en mercados, no obstante la ficción supone que actúan igual que las reales. Para muchos autores, el desequilibrio del sistema capitalista constituye su fase terminal 2 , no obstante desde la economía ambiental- la vertiente ecológica del paradigma económico neoclásico y neokeynesiano- emergen una serie de propuestas tendientes a atenuar el deterioro a partir de la mercantilización de la naturaleza, de su capacidad de disolución y, aún, de la propia contaminación. Desde esta visión se legitima al mercado como institución central desenraizado de la sociedad y se transforma a la naturaleza en una mercancía ficticia y se la somete a dicha institución sacra. Al contrario de lo que argumenta la concepción neoclásica, la búsqueda de maximización de los beneficios, sin mayores consideraciones, ha promovido la explotación y degradación del ambiente. La problemática ambiental involucra los derechos humanos de la presente y generaciones futuras, por lo que no pueden quedar en manos de los agentes económicos privados, sujetos a las lógicas de los mercados. A fines de contribuir al debate sobre la cuestión ambiental, primero se caracterizan las ideas medulares del pensamiento de Polanyi respecto a la economía de mercado y   las   mercancías ficticias y en segundo se discuten los elementos centrales de la economía ambiental. Por último, a modo de conclusión, se sostiene que la problemática no puede quedar circunscripta a la mercantilización de la naturaleza, de su capacidad de disolución y de la contaminación sino que requiere deconstruir estructuras naturalizadas, romper con el capricho   del crecimiento infinito, e intentar pensar otros paradigmas productivos. 2   Entre los que se encuentran Wallerstein, I. (2008), Lander E. (2010), entre otros.    DDEELLOOSS Revista Desarrollo Local Sostenible 3 de 12 2. LA TENSA RELACIÓN ENTRE LA ECONOMÍA DE MERCADO Y LA NATURALEZA: UNA MIRADA DESDE POLANYI El sistema económico 3  capitalista constituye uno de los sistemas más dinámicos de la historia. Su dinamismo se manifiesta “ en una acumulación de riquezas sin precedentes bajo una nueva forma, riqueza como capital y no riqueza sólo para el consumo y la ostentación ” y  en el sistema de economía de mercado que orienta la producción y distribución (Fucci: 2004, 34). Karl Polanyi (1941) en La gran transformación  ,   en su intento de desnaturalizar al mercado, recurre al análisis del funcionamiento de distintas sociedades, desde la tribales hasta las contemporáneas del siglo XIX, para afirmar que antes de la emergencia del liberalismo no existió ninguna sociedad subordinada al mercado. Desde su mirada el liberalismo, luego de promover el libre mercado regido por la oferta y la demanda de forma autónoma del contexto social, impuso al mercado como centro del mundo social; y la forma en que se organiza la vida económica a su entorno supone, entre otras cosas, la igualdad de los individuos que participan. Polanyi señala que el capitalismo conlleva un sistema de “mercados autorregulados”, en donde la producción de mercancías se efectúa solo para ser intercambiada y para la obtención de beneficios. En palabras del autor “todo cambio en las condiciones de demanda o de oferta, produce reacciones por todo el sistema hasta que todos y cada uno de los mercados alcanzan un nuevo equilibrio y los vendedores ofrecen exactamente la cantidad que los demandantes están dispuestos a comprar al precio existente, sin que se produzcan por ningu na de las dos partes más presiones para cambiar el precio” (Polanyi, 1976: 412) Dicha economía de mercado creó un nuevo tipo de sociedad cuyo sistema productivo quedó sometido a un mecanismo autorregulado que: “controlaba a los seres humanos  en el desarrollo de sus actividades cotidianas, igual que a los recursos humanos. Este instrumento del bienestar material sólo era controlado por los incentivos del hambre y de la ganancia o, más precisamente, por el temor a carecer de los medios indispensables para la existencia y por las expectativas de beneficio. Mientras que todos aquellos que carecían de propiedad fueran obligados a vender su trabajo para satisfacer su necesidad de alimento, y mientras que todos aquellos que tenían propiedades fueran libres de comprar en los mercados más baratos y vender en los más caros, la ciega máquina seguiría arrojando cantidades siempre mayores de mercancías en beneficio de la raza humana. El temor de los trabajadores a la miseria y la avidez de los empleadores p or lograr beneficios mantendrían en pie ese enorme aparato” (Polanyi, 1980: 112) Para lograr lo anterior, el sistema de mercado autorregulado demandó que la sociedad y la biosfera en su conjunto se subordinasen a la lógica del mercado. Dicho sistema 3   Por sistemas económicos entendemos las relaciones sociales que incluyen las decisiones sobre el trabajo que se realiza y cómo se utilizan los productos resultantes. Es decir, refieren a las formas de organización del trabajo humano tales como la esclavitud, la economía familiar autosuficiente, los sistemas tribales comunales, el socialismo estatal, el feudalismo.    DDEELLOOSS Revista Desarrollo Local Sostenible 4 de 12 imprimió un quiebre en la historia, ya que mientras que en las sociedades precapitalistas lo económico se hallaba enraizado en la sociedad, la emergencia del capitalismo dio paso al surgimiento de una economía desenraizada  , separada de otras instituciones sociales. Lo cual implica “no sólo una separación y automatización institucional de lo económico… sino también su hegemonía sobre las otras instituciones de la sociedad” (Blaunm y Keyman, 2006: 5). Dicha situación es sólo “una excepción histórica y no el result ado de la tendencia de toda la sociedad global a diferenciarse”. (Godelier: 1974, 13) Para Polanyi, una mercancía es aquella que ha sido producida para ser vendida en el mercado, es decir que experimentó algún proceso de trasformación, por lo que el trabajo, la naturaleza y el dinero son mercancías ficticias   ya que no fueron producidas para este fin. Tal como explica Godelier el intercambio a través del mercado logró dominar el proceso económico “en la medida en que la tierra y los alimentos (fueron) movi lizados por ese intercambio y allí donde la mano de obra se ha convertido en mercancía que puede comprarse libremente en el mercado”. (Godelier: 1974, 22)  Por lo que, la ficción   necesito convertir a los seres humanos y a la naturaleza en mercancías, lo que puso en peligro tanto a la sociedad como al ambiente. Es decir, el principio de organización vital de la sociedad, que impone el liberalismo, se sustenta en una mentira. (Polanyi: 2007) No obstante, más allá de los esfuerzos, Polanyi explica que los economistas de la época no lograron que la economía se desarraigara   por completo de la sociedad. En sus términos dicha misión implicaba “una utopía total” ya que “tal institución no podría existir durante largo tiempo sin aniquilar la sustancia humana y natural de la sociedad; habría destruido físicamente al hombre y transformado su ambiente en un desierto” (Polanyi: 2007, 49) El “desarraigo” no alcanzó las dimensiones esperadas ya que las sociedades de mercado experimentaron- y experimentan- lo que Polanyi denomina un “doble movimiento”; mientras por un lado se da el movimiento que promueve la libertad de mercado, sin ninguna intervención estatal en la economía, por otro acontece “el contra movimiento protector” de fuerte resistencia que surge para evitar e l caos. 4  En la década del ochenta del siglo pasado, a partir de la expansión del neoliberalismo como manifestación de una “teoría científica”, en el marco del “pensamiento único”, fundamentada por la ciencia económica, cobraron fuerza y se renovaron, de manera notoria, los discursos a ultranza en torno a la libertad de mercado. Si bien el neoliberalismo 5   “no constituye una unidad teórica y metodológica homogénea sino que se compone de un conjunto de posiciones con matices” , emergió como una reacción radical a la hegemonía keynesiana en los años cincuenta que “combina elementos de la teoría neoclásica, y otras teorías afines, con una filosofía política que atribuye un valor 4   La tesis “contrasta nítidamente tanto con el liberalismo de mercado como con el marx ismo ortodoxo en la variedad de posibilidades que se imaginaron en cualquier momento pa rticular”. (Block: 2007, 32)   5   Según Morresi (2006) el neoliberalismo se contrapone con otras vertientes del modelo liberal clásico al menos en: la igualdad socio-económica no es un valor deseable; la democracia carece de valor sustantivo; la intervención estatal produce ineficiencias en la economía y una merma en las libertades personales; el mercado de competencia perfecta no existe; por ello es menester que intervenga el estado para que se produzcan resultados similares a los que se hubieran producido de ha ber existido un mercado “ideal”    DDEELLOOSS Revista Desarrollo Local Sostenible 5 de 12 fuertemente positivo a la “desigualdad” como mecanismo de promoción de la competencia y , con ella, a la eficiencia en el sistema económico” (Forcinito, 2010: 12)  En términos de política pública las medidas neoliberales tomaron forma en las recetas del Consenso de Washington 6 , aplicadas en la Argentina y otros países en vías de desarrollo de la región, de manera dogmatica, a lo largo de la larga década del ´90. No obstante, sus abanderados continúan olvidando, incluso en el marco de la crisis económica actual, tal como señala Stiglitz “que nunca hubo un sistema de mercado autorregulado de ver  dad libre. En sus transformaciones, los gobiernos de los países hoy industrializados tuvieron un papel activo no sólo en la protección de sus industrias mediante aranceles, sino también en la promoción de nuevas tecnologías” (2007:15).   3. LA NATURALEZA EN LA MIRADA DE LA ECONOMÍA AMBIENTAL El predominio ideológico del neoliberalismo se sustentó (y se sustenta aún hoy) en las ideas económicas del paradigma neoclásico. Perry Anderson (1997) afirma que el neoliberalismo es la proyección a lo económico de una filosofía política individualista, opuesta a la intromisión del Estado en la vida social más allá de estrechos límites. Dicha mirada economicista es un evento cultural que envuelve hegemonía. Williams define a la hegemonía como   “un cuerpo de prácticas y ex pectativas en relación con la totalidad de la vida: nuestros sentidos y dosis de energía, las percepciones definidas que tenemos de nosotros mismos y de nuestro mundo… (La hegemonía) es una ‘cultura’, pero una cultura que debe ser considerada asimismo como la vívida dominación y subordinación de clases particulares.” (Williams, 2000: 131 -132). A lo largo del proceso histórico de desarrollo de la economía como ciencia se han producido una variedad de “marcos conceptuales y sistemas analíticos” en virtud de  las inquietudes intelectuales y prácticas. Es así que cada paradigma construye su “lenguaje” y determina que “parte del mundo económico debe ser objeto primordial de investigación”. (Furio Basco, 2005:35) Siguiendo a Kuhn los paradigmas emplean conceptos que no se pueden reducir a relaciones de inclusión/exclusión e intersección, tienen percepciones y métodos de investigación y evaluación de los resultados diferentes (instrumentos materiales como intelectuales  ). Los sistemas o paradigmas ya sean clásico, marxista, neoclásico y keynesiano definen   “ el campo de los problemas que pueden plantearse, con tal fuerza que aquellos que caen fuera del campo de aplicación del paradigma ni siquiera lo advierten". (Kuhn, 1971:22). Es decir, cada paradigma se define por los problemas sobre los cuales organiza el conocimiento y proporciona “ una visión distinta de la naturaleza   del universo económico y de las maneras como los hombres pueden enfrentarse con él de la   forma más efectiva. 6   El término fue acuñado en 1989 por John Williamson para dar cuenta de una serie de recomendaciones para los países en desarrollo dadas por los organismos internacionales de crédito. Las cuales se concentran en la disciplina macroeconómica (control fiscal, del gasto público, mejoramiento del sistema impositivo), apertura (liberalización del sistema financiero, mantenimiento de un tipo de cambio fijo competitivo, estable y único. Liberalización comercial, fomento de la inversión extranjera directa), economía de mercado (Privatización de las empresas públicas, desregulación y reforma del estado). Para más detalle, véase (Fanelli, Frenkel y Rozenwurcel, 1991)
Related Search
Advertisements
Related Docs
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks