of 14

El cuarto viaje de Colon y las primeras posesiones españolas en Tierra Firme según algunos mapas del siglo XVI

32 views
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
El cuarto viaje de Colon y las primeras posesiones españolas en Tierra Firme según algunos mapas del siglo XVI
Transcript
  RESUMENEl trabajo seguirá el recorrido del cuarto viaje colombino (1502-1504), mediante la inves-tigación de algunos mapas, náuticos y terrestres, sobre todo de autor italiano, donde seencuentran los topónimos colombinos.En estos documentos parece que la idea colombina del «Otro Mundo» del tercer viaje escompletamente separada de la idea de las tierras del Alto Viaje, llamada Asia sea en losmanuscritos «Zorzi», sea en los mapas de Francesco Rosselli.Palabras Clave: Cristóbal Colón, Cuarto viaje, Tierra Firme. THE FOURTH VOYAGE OF COLUMBUS AND EARLY SPANISH POSSESSIONS ONTHE MAINLAND, ACCORDING TO SOME MAPS OF THE SIXTEENTH CENTURY  ABSTRACTThe work will follow the stages of the fourth voyage of Columbus (1502-1504), throughan examination of some maps, nautical and land, especially an Italian composer, whereyou can read the Admiral Columbus toponyms.In these documents it appears that the idea Columbian «Another World» third trip iscompletely separate from the idea of the «Alto Viaje», Asia call for manuscripts is«Zorzi», is on the map by Francesco Rosselli.Key words: Christopher Columbus’ fourth voyage, Tierra Firme. EL CUARTO VIAJEDE COLÓN Y LAS PRIMERASPOSESIONESESPAÑOLAS ENTIERRA FIRME SEGÚNALGUNOS MAPASDEL SIGLO XVI Simonetta Conti Seconda Università di Napoli Recibido: 8 de febrero de 2011 /Aceptado: 12 de abril de 2011  1 VARELAConsuelo, Cristóbal Colón. Los cuatro viajes. Testamento . Edición de Consuelo Varela, Alianza Editorial, Madrid 1986, p. 32. 2 TAVIANIPaolo Emilio, Los viajes de Colón. El gran descubrimiento  , Planeta-De Agostini, Barcelona-Novara 1984, pp. 218-250; GIL Juan, edición, introducción y notas de El libro de Marco Polo anotado por Cristóbal Colón. El libro de Marco Polo, versión de Rodrigo de Santaella  ,Alianza Editorial, Madrid 1987. 3 PULIDO RUBIOJosé, El Piloto Mayor de la Casa de la Contratación de Sevilla  , Escuela de Estudios Hispano-Americanos, Sevilla 1950,p. 575. 4 VARELA MARCOSJesús y LEÓN GUERREROMaría Montserrat, El itinerario de Cristóbal Colón (1451-1506), InstitutoInteruniversitario de Estudios de Iberoamérica y Portugal, Valladolid 2002, pp. 45-52. 5 También de este viaje, como por el primero, el segundo y el tercer viaje del Almirante, tenemos el rol de los pasajeros. Un primertrabajo sobre el mismo problema fue publicado en 1985 para la doctora Consuelo Varela, así como Alicia Bache Gould, Juan Gil y MaríaMontserrat León Guerrero publicaron las listas de los pasajeros colombinos respectivamente por el primero, el segundo y el tercer viaje.BACHEGOULDAlicia, Nueva lista documentada de los tripulantes de Colón en 1492  , Madrid, 1984; LEÓN GUERRERO,María Montserrat, El segundo viaje colombino  , 2002, www.cervantesvirtual.com; LEÓN GUERRERO,María Montserrat, Cristóbal Colón y su viaje de confirma-ción  , Ayuntamiento de Valladolid, Valladolid 2006, pp. 69-86; GILJuan, El rol del tercer viaje colombino  , en «Historiografía y BibliografíaAmericanistas», Sevilla, vol. XXIX (1985), n° 1, pp. 83-110; LEÓN GUERRERO,María Montserrat, Los pasajeros del cuarto viaje de Colón  , en«revista de estudios Colombinos», Valladolid, vol. 1 (2005), pp. 19-32. 6 COLOMBO CRISTOFORO, Relazioni e Lettere sul secondo, terzo e quarto viaggio  , a cura di Paolo Emilio TAVIANI, Marina CONTI, Juan GILe Consuelo VARELA, in «Nuova Raccolta Colombiana», IPZS, Roma 1992, vol. II, tomo I, pp. 130-159; 406-441; Informe Oficialdel Cuarto Viaje del Almirante a las Indias  , en «Cartas de particulares a Colón y Relaciones coetáneas», edición de Juan GILy ConsueloVARELA, Alianza Editorial, Madrid 1984, pp. 300-317; DE LAS CASASBartolomé, Historia de las Indias  , a cura di J. PÉREZ DE TUTELABUESO, in B.A.E., Atlas, Madrid 1961, tomo XCVI, pp. 54-96; COLOMBO FERNANDO, Le Historie della vita e dei fatti dell’Ammiraglio DonCristoforo Colombo  , a cura di Paolo Emilio TAVIANIe Ilaria LUZZANA CARACI, in «Nuova Raccolta Colombiana», IPZS, Roma 1990, vol.VIII, tomi I-II; Pietro Martire D’ANGHIERA, La scoperta del Nuovo Mondo negliscritti di …, in «Nuova Raccolta Colombiana», IPZS, Roma1988.   S  i m o n e  t  t a  •   C o n  t  i         3        6 1502-1504: el alfa y el omega de la aventuraoceánica de l’Almirante de la mar Océana: ElAlto Viaje, el más rápido por ida y el más difícilpor vuelta.El cuarto viaje fue también el último desen-gaño para el Almirante, más fiel a sus ideas dehaber llegado a Asia, las tierras fabulosas delGran Khan, casi desconociendo el «OtroMundo» del tercer viaje, y no quiso creer que latierra firme encontrada era un nuevo continen-te. Pero decir que fue «el más desastroso e inú-til de cuanto efectuó el Almirante de la MarOcéana, por que abandonó la búsqueda delistmo cuando lo tenía más cerca, destrozó sus barcos, aniquiló a sus hombres y regresó, demilagro, a Castilla enfermo, logrado de deudasy desprestigiado», parece erróneo y vil 1 . «Para concluir lo inacabado», son las pala- bras de Paolo Emilio Taviani para identificarel proyecto de Colón, buscar el estrecho entreel mar de la China meridional y el golfo deBengala y el océano Indico, el mítico estrechode Cattigara nombrado en la geografía ptole-maica y en el Libro de las Maravillas de MarcoPolo 2 . La idea del Almirante es muy clara enlas palabras de Don Fernando: «…antes siguiósu designio de descubrir el estrecho de tierrafirme para abrir la navegación del mar de laMediodía de que tenía gran necesidad paradescubrir las tierras de la Especería, y así determinó seguir el camino de Oriente haciaVeragua y el nombre de Dios, donde imagina- ba y creía estuviese el estrecho referido» 3 .También este viaje, como los demás, nacecon los privilegios de los Reyes, carta firmada enValencia de la Torre el 14 de marzo de 1502. Eldocumento es muy importante porque afirma laseparación entre Colón y el gobierno de la islaEspañola y por lo tanto es la prueba que losReyes consideraban concluidas las Capitu-laciones de 1492: «  y a lo que desis que para este viajea que vays querriades pasar por la Española, ya osdiximos que por que no es rason que para este viaje aque agora vays se perda tienpo alcuno, en todo casovays por este otro camino que a la buelta plasiendo adios, sy os paresçiere que sera necesario, podeys boluer por alli de pasada para deteneros poco ». Palabras enrespuesta al Almirante y a su deseo de buscar laruta para las Indias 4 . Una armadilla de cuatro navíos, dos cara- belas, la Capitana y la Santiago, y dos navíos,el Gallego y el Vizcaíno, el nueve de mayo de1502 puso rumbo hasta el oeste. Con Colón seencuentran un total de 144 personas, y entreellos su hermano Bartolomé, los hermanosPorras, Diego Tristán, Diego Méndez, Pedro deTerreros, Bartolomeo Fieschi, Juan Pérez,Antón de Alaminos y Fernando, el hijo menordel Almirante 5 .Cinco informes están obligados a seguir laruta del cuarto viaje. La primera es la LetteraRarissima  , escrita por el mismo Almirante a losReyes Católicos de la isla de Jamaica, el infor-me de los hermanos Porras, las Historia de lavida del Almirante Colón  , escrita por Fernandosu hijo, y los escritos de Pedro Mártir deAnglería y de Bartolomé de Las Casas 6 .  Este viaje determinará la voz que le siguen bien después de su muerte, que el Almiranteera un hechicero, sin pensar que todo fue debi-do a su capacidad para oír el mal tiempo, comoél dice, tiempo que lo atormentará durantetodo el viaje: «Fasta allí truxe el tempo a pedirpor boca. Esa noche que allí entré fue con tor-menta y grande, ya perdido, si […] y me persi-guió siempre» 7 .¿Hay otros ejemplos, así como la historiogra-fía, lo que ayudaría a entender las rutas y las víasdel cuarto viaje? ¡Claro que si! Más o menos seismapas cartográficos, dibujados en el mismotiempo del Alto Viaje  , documentan el conoci-miento de la ruta. Los primeros son dos códicesanónimos de inicio del siglo XVI, conservadosrespectivamente en Ferrara, en la BibliotecaComunale Ariostea (ms. II 10) y en la Bibliote-ca Nacional de Florencia (Banco Rari 234, olimMagliabechi XIII, 81), y que la tradición atribuyea los apuntes y a los dibujos realizados sobre lasindicaciones de Bartolomé Colón, hermano delAlmirante, fundador de Santo Domingo, su pri-mer Adelantado y, como el hermano, experto enel arte de la cartografía 8 . En estos dos códigos,ambos con el título  Miscellanea di cose geografiche  ,anónimos y atribuibles a la mano del eruditoveneciano Alessandro Zorzi encontramos todauna serie de dibujos que ilustran con particularexactitud, en lo referente a sus coordenadas geo-gráficas, las numerosas islas de las grandes ypequeñas Antillas. Francesco Rosselli es el autor que en 1508dibuja algunos planisferios, importantes parala concepción que se tenía del Nuevo Mundo yde las noticias que de allí procedían. Losmapas más importantes en la obra de Rosselli,para el conocimiento de las nuevas tierras, sondos planisferios y un mapa náutico 9 . El tercer mapa es inserto en el De Orbe NovoDecades de Pedro Martir de Anglería, conserva-do en la Biblioteca Capitular Colombina deSevilla. Se trata de la carta del golfo de México,inserta en la edición princeps de 1511 10 .El cuarto es el Manuscrito Egerton 2803,que está en la British Library de Londres 11 .El quinto es un pergamino náutico deFreducci, sin datación, conservado en elArchivo del Estado de Florencia 12 ; y el últimoes el Padrón Real, dicho de Turín, dibujado en1523 13 .Es posible seguir la ruta de los navíoscolombinos, mediante la toponimia cartográfi-ca, examinando las palabras de las relacionesdel cuarto viaje.Después de la Española y del archipiélagode los Jardines de la Reina, Colón puso ladirección al sur, y aunque se encontró con unagran tormenta, los navíos llegaron a Guanaja,la más occidental del pequeño grupo de lasIslas de la Bahía. Desde Guanaja la armadillacolombina llegó frente a la Punta Caxinas(Honduras, el pueblo que hoy se llama CaboHonduras, cerca de Trujillo). Después de qui- E l   c u ar t  o  vi  a j  e  d  e  C  ol  ó n  y l  a s  pri m er a s  p o s e si  on e s  e s p añ  ol  a s  en  . . .  3  7   7 COLOMBO CRISTOFORO, Relazioni e Lettere sul secondo  , …cit. p. 406; TAVIANI,Paolo Emilio, Los viajes…, cit., vol. I, pp. 221-223. 8 ALMAGIÀ, Roberto, Intorno a quattro codici fiorentini ed ad uno ferrarese dell’erudito veneziano Alessandro Zorzi  , in «Scritti Geografici(1905-1957)», Cremonese, Roma 1961, pp. 447-468; LAURENCICH-MINELLI,Laura, Un «giornale» del Cinquecento sulla scopertadell’America. Il Manoscritto di Ferrara  , Milano, Cisalpino-Goliardica, 1985; CONTISimonetta, Scheda IV. 15  , in CAVALLO,Guglielmo (edi-ciónde), Due mondi a confronto. 1492-1728. Cristoforo Colombo e l’apertura degli spazi  , Roma, IPZS, 1992, II, pp. 667-670. 9 ALMAGIÀ,Roberto, On the Cartographic Work of Francesco Rosselli  , in «Imago Mundi», 8 (1951), pp. 27-34; CRINÒ,Sebastiano., L’Atlante inedito di Francesco Rosselli e la sua importanza nell’evoluzione cartografica del periodo delle grandi scoperte  , in «Comptes Rendus duCongrès International de Géographie», t. II, Amsterdam 1938; CRINÒ,Sebastiano, I planisferi di Francesco Rosselli dell’epoca delle grandi sco- perte geografiche  , in «La Bibliofilia», XLI (1939), pp. 381-405; CONTI Simonetta, El Descubrimiento de América en la Cartografía Italiana de losSiglos XVI y XVII   , en «Cartografía e Historia Natural del Nuevo Mundo. Libros, grabados y manuscritos en Italia y España entre los siglosXV y XVIII, Diputación de Valladolid – Comune di Fermo, Valladolid 2006, pp. 78-80. 10 CEREZO MARTÍNEZ,Ricardo, La Cartografía Náutica Española en los Siglos XIV, XV y XVI   , CSIC, Madrid 1994, pp. 146-151; CONTI,Simonetta, El Descubrimiento de América en la Cartografía Italiana de los Siglos XVI y XVII   , in cit…, pp. 70-71. 11 DAVIES, Arthur, The Egerton MS. 2803 map and the Padrón Real of Spainin 1510  , in «Imago Mundi», XI (1954), pp. 47-52; CARACI,Giuseppe, La produzione cartografica di Visconte Maggiolo (1511-1549) ed il Nuovo Mondo  , in «Memorie Geografiche», Roma 1958, pp. 223-289; BAGNOLI,Lorenzo, Il Ms. Egerton 2803 della British Library: Cartografia nautica ed espansione europea all’inizio del XVI secolo  , Tesi diDottorato, Università di Genova 2000; BAGNOLI,Lorenzo, Il Manoscritto Egerton 2803 della British Librarye il Nuovo Mondo  , in «Studi eRicerche di Geografia», Genova, vol. XXV (2002), pp. 81-110. 12 CONTI, Simonetta,  JuanPonce de León, l’isola di Bimini e la fonte dell’eterna giovinezza, in MASETTI,Carla (a cura di) «Chiare, fre-sche e dolci acque. Le sorgenti nell’esperienza odeporica e nella storia del territorio. Atti del Convegno di Studi San Gemini, 18-20 otto- bre 2000, Brigati, Genova 2001, vol. I, pp. 43-53; LICINI,Patrizia, La Cartografia nautica dei Freducci come testo, contesto e ipertesto dellaSignoria di Fermo  , in CONTI, Simonetta (a cura di) Amate Sponde. Le rappresentazioni dei paesaggi costieri mediterranei  , Graficart, Gaeta 2007,pp. 245-291; ID., Il contributo della cartografia nautica della «Marca di Ancona un tempo detta Piceno» all’età dell’impresa di Cristoforo Colombo e JuanPonce de León  , in «Cartografia e Storia Naturale del Nuovo Mondo. Manoscritti, Libri ed Incisioni tra Italia e Spagna nei secoli XV eXVIII. Giornata Nazionale per le Celebrazioni di Cristoforo Colombo», grafiche Fioroni, Fermo 2006, pp. 85-174. 13 MAGNAGHI,Alberto, Il Planisfero del 1523 della Biblioteca del Re in Torino  , Otto Lange Editore, Firenze 1929, pp. 51.  nientos años, la morfología de los lugares na-turales han sufrido sin duda importantesmodificaciones para los detritus de las víasnavegables que desembocan en el Atlántico,los aluviones, los terremotos y, sobre todo, fre-cuentes huracanes y no es posible determinarcon precisión el punto, que se encuentra entreRío Tinto y Río Patuca, que fue llamado Río dela Posesión. La navegación continúa a lo largo de unacosta baja y pantanosa llamada por elAlmirante Costa de las Orejas, por que losindígenas tenían la costumbre de extenderlos lóbulos de las orejas para que, según donFernando: «y traen las orejas horadadas conagujeros tan anchos que cómodamente podríaentrar en ellos un huevo de gallina. Por lo queel Almirante llamó a aquellas tierras Costa deOreja» 14 . Desde la Costa de las Orejas, elAlmirante puso rumbo al sur, pero las tempes-tades en la proximidad de la costa fueron unaexperiencia todavía más penosa que las de marabierto. Por tres semanas los navíos procedíande bolina por la oposición de los vientos y delas corrientes, y finalmente pudieron llegar a lapunta que el Almirante bautizó Cabo Gracias aDios por haber podido escapar a la tempestady a los vientos contrarios, y porque la costa ibaal sur-oeste, como el deseaba. Así Colón hablade las tempestades: «[…] adonde me salió elviento y corriente terrible al opósito. Conbatí con ellos sesenta días, y en fin no le pude ganarmás de setenta leguas. En todo este tempo noentré en porto ni pude, ni me dexó tormenta,agua del çielo, trobones y relanpagos de conti-nuo, que pareçía el fin del mundo […] Ochentay ocho días avía que no me avía dexado espan-table tormenta, atanto que non vide el sol niestrellas por marca; los navíos tenía yo avier-tos; las velas rotas y perdidas anclas y jarçias,cables con las barcas y muchos bastimentos, lagente muy inferma y todos contritos y muchoscon promesa de religión, y no ninguno sinotros botos y romerías […] Otras tormentas sean visto, mas no durar tanto ni con tantoespanto… El dolor del fijo que yo tenía allí mearrancava el aníma, y más por berle de tannueva hedad de treze años en tanta fatiga ydurar él en ello tanto 15 . En Hernando Colónencontramos otro topónimo de un río nicara-gueño, llamado Río de los Desastres, hoy RíoEscondido. En la relación Porras encontramosotro topónimo, nombrado también sólo enPedro Martir, dicho Cabo Roas, y dibujadoen la Miscelanea Zorzi como Cabo de la Sierpe,hoy Monkey Point, y el mismo Pedro Martirmenciona el río San Mateo llamado, ocho añosdespués, río de los Perdidos, donde zozobróDiego de Nicuesa, al cual parece corresponderrío Punta Gorda. Más topónimos se encuentran en la costa cos-tarricense y panameña: costa de los Mosquitos,Cariay, Caramburú, Aburemá, Caribá, Urirá,Veragua, Yebra, Chagres, Belpuerto, Puerto delos Bastimentos, Retrete, Belén. Caramburú (o sea Cerabora por Fernando,Caravaro por Las Casas, Carabaro por Diegode Porras y Pedro Martir) es la actual Bahía deel Almirante, así como más cerca de Ca-ramburú se encuentra Aburemá, actual bahíade Chiriquí, verdaderamente el último desen-gaño de l’Almirante: «De este puerto deCerabaró, pasamos a otro que confina con él, yse le parece en todo, llamado Aburemá.Después, a 17 del mismo mes salimos a altamar para seguir nuestro viaje» 16 ; en las pala- bras de Hernan Colón como en la relación deDiego de Porras («De aquí [Cerabaró] començóair resgatando por toda la costa. Por infor-maçión de los indios fue a otra grand baía quese dize la Aburema. Era por allí la tierra muyalta e fragosa») 17  , se siente todo el desengañode Cristobal Colón, y como pasa siempre, cadavez que no encuentra lo que busca, no vuelvea hablar de ello, y por lo tanto no hablará jamásdel estrecho en la Rarissima. Sin embargo Colón continua el viaje rumboal este y descubre otra tierra y bautiza otroslugares: Cuiga, Cateva (desembocadura del ríoChonte), Cobrava, Veragua, Belén, Portobelo,Puerto de los Bastimentos, Puerto del Retrete,Costa de los Contrastes. ¿Quanto son los nombres colombinos quetambién hoy permanecen en tierra firme deAmérica? Sólo Portobelo y Belén en l’actualPanamá.   S  i m o n e  t  t a  •   C o n  t  i         3        8 14 INCER BARQUERO,Jaime, Descubrimiento, Conquista y Exploración de Nicaragua. Crónicas de fuentes srcinales seleccionadas y comen-tadas  , Colección Cultural de Centro America, Managua 2002, p. 40. 15 COLOMBO CRISTOFORO, Relazioni e Lettere sul secondo, terzo e quarto viaggio 1992, vol. II, t. I, p. 408 16 Colección de Documentos para la Historia de Costa Rica relativos al Cuarto y Ultimo Viaje de Cristóbal Colón  , Accademia de Geografía eHistoria de Costa Rica, Imprenta y Librería Atenea, San José, Costa Rica 1952, p. 158. 17 Informe Oficial del Cuarto Viaje del Almirante a las Indias  , en «Cartas de particulares a Colón y Relaciones coetáneas», edición de JuanGILy Consuelo VARELA, Alianza Editorial, Madrid 1984, pp. 302-303.
Related Search
Advertisements
Related Docs
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks