of 804

LA REPÚBLICA

36 views
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
ES LA OBRA DE ARISTÓTELES
Tags
Transcript
  LA  REP Ú BLI  CA P l     a t    ó  n Obra reproducida sin responsabilidad editorial   Advertencia de Luarna Ediciones Este es un libro de dominio público en tantoque los derechos de autor, según la legislaciónespañola han caducado.Luarna lo presenta aquí como un obsequio asus clientes, dejando claro que:La edición no está supervisada por nuestrodepartamento editorial, de forma que nonos responsabilizamos de la fidelidad delcontenido del mismo.1)Luarna sólo ha adaptado la obra paraque pueda ser fácilmente visible en loshabituales readers de seis pulgadas.2)A todos los efectos no debe considerarsecomo un libro editado por Luarna.www.luarna.com  SÓCRATES I I. Acompañado de Glaucón, el hijo de Aristón, bajéayer al Pireo con propósito deorar a la diosa y ganoso al mismo tiempo dever cómo hacían la fiesta, puesto que la cele-braban por primera vez. Parecióme en verdadhermosa la procesión de los del pueblo, pero nomenos lucida la que sacaron los tracios. Des-pués de orar y gozar del espectáculo, emprend-íamos la vuelta hacia la ciudad. Y he aquí que,habiéndonos visto desde lejos, según marchá-bamos a casa, Polemarco el de Céfalo mandó asu esclavo que corriese y nos encargara que leesperásemos. Y el muchacho, cogiéndome delmanto -por detrás, me dijo:-Polemarco os encarga que le esperéis. Volviéndome yo entonces, le preguntedónde estaba él.-Helo allá atrás -contestó- que se acerca; es-peradle. b  -Bien está; esperaremos -dijo Glaucón.En efécto, poco después llegó Polemarco con Adimanto, el hermano de Glaucón, Nicérato elde Nicias y algunos más, al parecer de la pro-cesión. y dijo Polemarco:-A lo que me parece, Sócrates, marcháis yade vuelta a la ciudad.-Y no te has equivocado -dije yo.-¿Ves -repuso- cuántos somos nosotros?-¿Cómo no?-Pues o habéis de poder con nosotros -dijo- uos quedáis aquí.-¿Y no hay -dije yo- otra salida, el que osconvenzamos de que tenéis que dejarnos mar-char?-¿Y podríais convencemos -dijo él- si noso-tros no queremos?-De ningún modo -respondió Glaucón.-Pues haceos cuenta que no hemos de que-rer. Y Adimanto añadió:  32  -¿No sabéis acaso que al atardecer habrá unacarrerade antorchas a caballo en honor de la diosa?-¿A caballo? -dije yo-. Eso es cosa nueva. ¿Esque se pasarán unos a otros las antorchas co-rriendo montados? ¿O cómo se entiende?-Como tú lo has dicho -replicó Polemarco-, yademás celebrarán una fiesta nocturna que serádigna de ver; y nosotros saldremos después delevantamos de la cena y asistiremos a la fiesta ynos reuniremos allá con mucha gente jovenycharlaremos con toda ella. Quedaos, pues, y nopenséis en otra cosa.-Veo -dijo Glaucón- que vamos a tener quequedamos.-Pues si así parece -dije yo-, habrá que hacer-lo.II. Fuimos, pues, a casa de Polemarco y en-contramos allí a Lisias y a Eutidemo, los her-manos de aquél, y también a Trasímaco el cal-cedonio y a Carmántides el peanieo y a Clito-fonte, el hijo de Aristónimo. Estaba asimismo
Related Search
Advertisements
Related Docs
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks