of 4

Reseña: Peter Trawny:“Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos”, Logos: Anales del Seminario de Metafísica, Vol. 49, Universidad Complutense de Madrid, pp. 274-277.

31 views
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Share
Description
Reseña: Peter Trawny:“Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos”, Logos: Anales del Seminario de Metafísica, Vol. 49, Universidad Complutense de Madrid, pp. 274-277.
Tags
Transcript
  T RAWNY , P.:  Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos . Trad. RaúlGabás. Barcelona, Herder, 2015, 176 pp.Una metáfora, lúgubre y zozobrante, se repite en el pequeño manuscrito de Peter Trawny: la “herida del pensamiento 1 ” que conforma, a su juicio, el mismo pensar de MartinHeidegger. Una herida que para Trawny, Director del Martin-Heidegger-Institut en la ciudadde Wuppertal, se ve circundada por la reciente publicación de los Cuadernos Negros 2 [ Schwarze Hefte ] y, concretamente, por la tesis que persigue en su libro: que en el pensa-miento de Heidegger late, como sin querer, el antisemitismo en tanto fenómeno necesariode la historia del ser  3 , es decir, que en el modo cómo el “destino” [ Geschick  ] del ser se des- pliega históricamente, en diferentes épocas que lo reguardan y recogen, éste se ve marcado,como in nuce , de antisemitismo. Tal consideración es posible por la definición de antisemi-tismo, a nuestro juicio muy general, del propio Trawny. El antisemitismo es definido comouna concepción que, partiendo de pseudoproposiciones y estulticias, se dirige en contra delos judíos, ora en una intención administrativa o difamatoria, ora desde un enconado odioen pos de la aniquilación judía. Lo cierto es que Trawny llega a definir el antisemitismo enel mismo hecho de caracterizar a los judíos como tales 4 . Desde este horizonte, vehicula sumeditación para, en un primer lugar, tratar la “historia del ser” [ Seinsgeschichte ] en el marcodel pensar de Heidegger. Esta historia del ser  5 es pensaba en relación a lo expuesto por Heidegger como “primer comienzo”, otrora ejecutado por los arcaicos pensadores griegos,en el primer, y asombroso, des-cubrimiento del ser del ente, y el “otro comienzo” que, comonaciendo, lo debe cargar el “pueblo” [ Volk  ] alemán 6 , en sus espaldas, a través de su propiodestino, como “resolución” [  Entschlossenheit  ] de su propia historia. En segundo lugar,Trawny va a establecer una suerte de tipología de antisemitismos aceptados por Heidegger en los Cuadernos Negros , a saber: a) un antisemitismo marcado por la interpretación –paraTrawny equívoca– de que en el seno mismo de historia del ser se escinde una falla llamada  Juan José Garrido PeriñánReseñas L OGOS  . Anales del Seminario de Metafísica Vol. 49 (2016): 263-290ISSN: 1575-6866http://dx.doi.org/10.5209/rev_ASEM.2016.v49.53186 274 1 Trawny, P.:  Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos . Barcelona, Herder, 2015, pp. 12 y 158. 2 Los Cuadernos Negros son una suerte de anotaciones filosóficas, cuidadas y no tomadas a vuelapluma, del pro- pio Heidegger, que deben su nombre, precisamente, al color negro del encerado de los propios libros. Estas anota-ciones recogen un periodo de la vida de Heidegger que va de 1931 a 1976 ( Cfr. Adrián, J.: “Heidegger y los Cuadernos Negros . El resurgimiento de la controversia nacionalsocialista”,  Differenz: Revista Internacional de Estudios Heideggerianos y sus derivas contemporáneas , vol. 0, 2014, p. 118), no habiéndose encontrado el primer volumen. Se conoce que el mismo Heidegger quería que estos cuadernos se publicaran como corolario de sus obrascompletas, pero los responsables actuales del legado no han respetado tal decisión. No hay que olvidar que Trawnyes el actual editor de estos Cuadernos Negros. 3 Cfr. Trawny, P.:  Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos, op. cit. , p. 14. 4 Cfr. Ibíd.,  p. 13: “Hoy ha de considerarse como antisemita además lo que pretende caracterizar a los judíos comotales”. 5 Esta Historia del ser es concebida por Heidegger a partir del “giro” [  Kehre ] y es explicitada pormenorizadamen-te en los llamados “Aportes a la Filosofía” [  Beiträge zur philosophie ]. Cfr.Beiträge zur Philosophie (Vom Ereignis), Gesamtausgabe, III. Abteilung, Band 65, Frankfurt a. M., Vittorio Klostermann, 1989. 6 Cfr  . Heideger, M.: Überlegungen II- VI (Schwarze Hefte 1931-1938). IV. Abteilung, Band 94, Frankfurt a. M.,Vittorio Klostermann, 2014, p. 27: “Der Deutsche allein kann das Sein ursprünglich neu dichten und sagen - er allein wird das Wesen der Theoria neu erobern und endlich die Logik schaffen” [Sólo el alemán puede de nuevo,srcinariamente, poetizar y decir el ser, sólo él ganará otra vez la esencia de la Theoria y, finalmente, creará la lógi-ca]. El autor de la reseña se hace cargo de las traducciones de los textos de Heidegger aquí vertidas.  “producción sistematizada 7 ” [  Machenschaft  ], una tendencia o gusto hacia el cálculo, laracionalidad planificadora, esto es, en palabras de Heidegger: una filiación hacia el ente endetrimento de la emergencia de sentido del ser mismo 8 ; b) el antisemitismo racial, encarna-do en el pueblo judío, pues éstos son aquellos que ostentan históricamente “una dotaciónacentuadamente calculadora 9 ” [ Geschicklichkeit des Rechnens ] y viven desde siempre en el“principio de la raza” [  Rasseprinzip ], en una constante “carencia de suelo 10 ”[  Bodenlosigkeit  ]; c) por último, el antisemitismo, en opinión de Trawny más maniqueo, deconsiderar la existencia real de un “judaísmo mundial” [ Weltjudentum ], una organizacióninvisible que, con su errada voluntad de poder, teje los hilos del mundo. En este sub-aparta-do, Trawny asegura que Heidegger está influenciado por los  Protocolos de los Sabios deSión 11 , sobre todo, –lo haya leído, o no– en su aceptación de que exista algo tal como un judaísmo mundial, una judería poderosa que organiza el mundo 12 .Lo explicitado más allá de esta tipología antisemita en el pensar de Heidegger, a travésde los apartados que la siguen, ha de entenderse como un desarrollo que el propio Trawnyhace de esta misma tipología, justificando más que analizando el principio de la raza, elmovimiento inercial de la producción sistematizada y la expresión, fecunda y sincera, deHannah Arendt sobre los  judíos de excepción 13 . De este modo, como en un intermezzo , elautor del libro para mientes y analiza la relación de Heidegger con su maestro Husserl,defendiendo la provocativa idea de que el distanciamiento de Heidegger de la fenomenolo-gía husserliana, y de la relación personal con él, responde a convicciones antisemitas, en particular, a la incapacidad del propio Husserl en cuanto judío, o sea, en tanto individuo queresponde a los criterios de su propia raza, a la dotación acentuadamente calculadora , dehacerse cargo de la “apertura” [ Öffnen ] del destino histórico del ser  14 .Aparte de esta provocativa opinión del autor, que nosotros creemos precipitada, la partemás creativa del libro, donde el autor se juega la piel, estriba, principalmente, en sus inter-  Juan José Garrido PeriñánReseñas L OGOS  . Anales del Seminario de Metafísica Vol. 49 (2016): 263-290 275 7 Cfr. Trawny, P.:  Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos, op. cit  ., p. 45; Heidegger, M.: Über-legungen VII-IX (Schwarze Hefte 1938-1939). IV. Abteilung, Band 95, Frankfurt a. M. Vittorio Klostermann, 2014, p. 9; Überlegungen XII-XV (Schwarze Hefte 1939-1941). IV. Abteilung, Band 96, Frankfurt a. M., VittorioKlostermann, 2014, p. 67. Término de difícil traducción. El traductor del texto, Raúl Gabás, en un congreso hei-deggeriano celebrado en Sevilla, me comentó que él apostaba por esta traducción, sobre todo, por su relación conotro término, también de difícil traducción: “armazón” [ Gestell  ]. 8 Habría que apuntar, como así lo hace Heidegger y el mismo Trawny, que esta producción sistematizada es ejer-cida, además por el judaísmo, por el americanismo, es decir, por el modo de vida occidental en general. 9 Cfr. Heidegger, M.: Überlegungen VII-IX (Schwarze Hefte 1938-1939), op. cit.,  p. 452. 10 Cfr. Heidegger, M.: Überlegungen XII-XV (Schwarze Hefte 1939-1941), op. cit.,  p 82. 11 Cfr.Die Protokolle der Wissen von Zion. Die Grundlage der modernen Aintisemitismus – eine Fälschung. Text und Kommentar  , Göttingen, Wallstein Verlag, 1998. Como se sabe, esta serie de proclamas antisemitas, demostra-damente falsas, aparecidas en el círculo del caso Dreyfus en los años noventa del siglo XIX y publicadas por pri-mera vez en 1902 en el régimen Zarista, tienen como objetivo justificar los pogromos que, entonces, sufrían los judíos, esgrimiendo pseudoargumentaciones en torno a la existencia de un judaísmo mundial que quería hacersecon el poder del mundo. Cfr. Trawny, P.:  Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos, op. cit  ., pp.54-69. 12 Trawny, P.:  Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos, op. cit  ., p. 55: “Los Protocolos son eltestimonio de la mencionada concurrencia entre los judíos y los nacionalsocialistas, de la cual sin duda partióHeidegger”. 13 Cfr. Arendt, H.:  Elemente und Ursprünge totaler Herrschaft. Antisemitismus, Imperialismus, Totalitarismus .München, Piper Verlag, 1988, pp. 141 ss. 14 Cfr. Trawny, P.:  Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos, op. cit.,  p. 130.   pretaciones en torno a la  producción sistematizada , el  principio de la raza y la concernien-te a los  judíos de excepción . Pues bien, en relación a la  producción sistematizada , Trawnyse va a hacer una pregunta: ¿es la racionalidad calculadora un invento de los judíos o, por así decir, los judíos son unas víctimas de esta racionalidad calculadora, de esta producciónsistematizada 15 ? La respuesta, por lo seguido en la reflexión, es ambigua, no quedando ente-ramente resuelta, pues por un lado Trawny quiere hacernos ver que Heidegger piensa, ycree, que los judíos viven en el modus vivendi de lo racial, y, por otro lado, la producciónsistematizada se concibe como  Faktum del modo de vida occidental, emparentado con lacibernética y la tecnológica, que atomizan y homogenizan todo, haciendo banal la propia búsqueda por el ser. La ambigüedad sigue, más aún, cuando Trawny interpreta el principiode la raza, ya que considera que para Heidegger, en virtud de lo dicho en el curso de 1934,  Lógica como pregunta de la esencia del lenguaje 16 , donde habla de la raza del pueblo, éstano es entendida al modo de la biología, anclada en la sangre, sino como poder histórico deun pueblo, como tener clase 17 . Trawny es de la opinión que Heidegger también, sin amba-ges, acepta la concepción de la raza de la sangre 18 . Como se sabe, esto fricciona con el des- precio, de sobra conocido, de Heidegger por la tarea positiva de la ciencia, que,  grossomodo , parte del ente sin concebir siquiera un sentido mínimo que pregunte por el ser; o, por ejemplo, también fricciona con lo dictado por Heidegger en los mismos Cuadernos Negros ,comprendiendo el racismo biológico nacionalsocialista como reducto de la historia delhumanismo, de la concepción del ser humano como cogito y  subiectum 19 . Lo relativo a laaceptación, por parte de Heidegger, de la existencia de un judaísmo mundial, le sirve aTrawny para hacer ver el desquicio de la interpretación heideggeriana en torno a la historiade ser. Lo cierto es que el argumento de que esta interpretación responde a una lectura, o no,de  Los Protocolos de los Sabios de Sión , a nuestro juicio, es muy inconsistente, pudiéndoseconsiderar este judaísmo mundial al socaire del movimiento total y homogeneizador de latecnología moderna y occidental. Trawny, que no hace mención tan siquiera de esta relaciónevidente, traza una línea entre el maniqueísmo de la concepción del judaísmo mundial y loexpresado por Arendt con el rotulo de judío de excepción, que el propio autor del libro ana-liza siguiendo datos más biográficos que filosóficos, y atendiendo a la relación amorosaentre Heidegger y Arendt. En este sentido, Arendt fue para Heidegger una judía de excep-ción, esto es, una judía anómala, emancipada de su estela perversa de apego al cálculo y aldesarraigo, pero siempre judía 20 .En nuestra opinión, el texto de Trawny es precipitado en sus consideraciones. Prueba deello son sus numerosas reediciones –ya van tres al menos–, en las que el autor se ve obliga-do a modificar argumentaciones, perfilar ideas con más rigor, mezclar –quizás con demasia-da asiduidad– consideraciones biográficas que desvirtúan el curso expositivo eidético quetoda meditación filosófica debe tener. Todo esto muestra el carácter provisional del escrito,toda vez que hace poco más de un año que se publicaron los tres primeros tomos de los  Juan José Garrido PeriñánReseñas L OGOS  . Anales del Seminario de Metafísica Vol. 49 (2016): 263-290 276 15 Cfr. Ibíd.,  p. 45. 16 Cfr  .  Logik als die Frage nach dem Wesen der Sprache ,  IV. Abteilung, Band 38, Frankfurt a. M.,VittorioKlostermann, 1998, p. 65. 17 Cfr. Heidegger, M.: Überlegungen II- VI (Schwarze Hefte 1931-1938), op. cit.,  p. 96. 18 Cfr. Trawny, P.:  Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos, op. cit.,  pp. 75-76. 19 Cfr. Heidegger, M.: Überlegungen XII-XV (Schwarze Hefte 1939-1941), op. cit.,  p. 69. 20 Cfr. Trawny, P.:  Heidegger y el mito de la conspiración mundial de los judíos, op. cit  ., p. 114.  Cuadernos Negros 21 . No obstante, estamos de acuerdo con Trawny en la consideración deque, a partir de ahora, será imposible pensar a Heidegger como alguien ajeno al nazismo yla ideología antisemita, pero esta aseveración, como decimos pertinente, ya estaba en el focodel debate desde las acusaciones de nazismo de Farías al propio Heidegger, o en el archico-nocido caso Heidegger  22 , y en el contexto histórico que Heidegger mismo vivió. De estemodo, el antisemitismo ha de ser considerado y pensado como elemento que, de ciertaforma, orientó la vida y la visión de mundo de una cierta generación humana. De lo que noestamos seguros, haciendo epojé de la complejidad filosófica que se esconde en la conside-ración heideggeriana de la historia del ser  y que aquí es formulada como fundamento delantisemitismo del propio Heidegger, es si de verdad estamos preparados para realizar unaverdadera apropiación filosófica del fenómeno del antisemitismo en el pensar de Heidegger:ni tan siquiera podemos asegurar que nuestra época esté preparada para, de verdad, interpre-tar críticamente el fenómeno del antisemitismo y, mucho menos, de la brutalidad ignominio-sa del  Holocausto . Recordando lo expuesto por Heidegger en 1923, en su “Hermenéutica dela Facticidad 23 ”, la cuestión filosófica no debería orientarse a qué es ser antisemita o a la de preguntar, como si fuéramos jueces de la historia universal, si Heidegger fue, o no, un con-vencido antisemita, sino la de ganar una visión (fenomenológica) que nos permita compren-der el darse mismo del fenómeno del antisemitismo, del nazismo o del  Holocausto . Asícomo Heidegger nos enseñó ya otrora, la pregunta fenomenológica es la pregunta por el cómo 24 aparecen estos fenómenos. En el caso de Heidegger, si de verdad queremos obtener un visión filosófica, es decir, con rigor, deberíamos antes ganar una comprensión de cómoaparece el antisemitismo, cómo se da algo así como el nazismo, para poder entender quién es el que se inserta en ese cómo antisemita o ese cómo nacionalsocialista. De poco sirvedecir de alguien que es antisemita, si antes no se tiene claro el fenómeno mismo del antise-mitismo.Juan José G ARRIDO P ERIÑÁN  jjgarper@us.esC USA , N.:  La caza de la sabiduría . Edición bilingüe, notas y comentario de MarianoÁlvarez. Salamanca, Ediciones Sígueme, 2014, 287 pp.Apostar por la metafísica en tiempos en los que predomina la razón instrumental y latendencia al naturalismo parece ser un riesgo que no merece la pena. Son muchos los auto-res que desde Heidegger han visto el vacío de su objeto de estudio, y otros tantos que no la  Juan José Garrido PeriñánReseñas ISSN: 1575-6866http://dx.doi.org/10.5209/rev_ASEM.2016.v49.53187  L OGOS  . Anales del Seminario de Metafísica Vol. 49 (2016): 263-290 277 21 Cfr.Überlegungen II- VI (Schwarze Hefte 1931-1938 ), op. cit  ; Überlegungen VII-IX (Schwarze Hefte 1938-1939), op. cit; Überlegungen XII-XV (Schwarze Hefte 1939-1941), op. cit. 22 Derrida, J.:  De l’esprit: Heidegger et la question. Paris, Editions Galilée, 1987; Farias, V.:  Heidegger et lenazisme . Paris, Éditions Verdier, 1987; Lytorad, F.:  Heidegger et “les juifs”. Paris, Débats, 1988; Ott, H.:  Martin Heidegger. Unterwegs zu seiner Biographie. Frankfurt a. M., Campus Verlag, 1989. 23 Cfr.Ontologie: Hermeneutik der Fäktizität  ,  II. Abteilung, Band 63 . Frankfurt a. M., Vittorio Klostermann, 1988. 24 La reformulación de la fenemenología ejercida por Heidegger desde 1919, va a enfatizar la importancia de la“indicación formal” [  formale Anzeige] y, por tanto, el cuestionamiento fenomenológico ha de saber explicitar elcómo aparece todo fenómeno. Preguntar por el qué nos llevaría a aceptar el modo de la quididad  .
Related Search
Related Docs
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks